Menu
 

Una maestra colombiana fue enviada a prisión por incitar sexualmente a 19 escolares…

con quienes se encerró en un hospedaje, informó hoy la prensa local.

La causa se derivó de la denuncia del padre de uno de los niños víctimas de los presuntos abusos, que según el diario bogotano “El Tiempo” tuvieron lugar el 14 de octubre pasado en Villavicencio.

La incriminada es la educadora Franci Chingaté, de 35 años, quien impartía clases de tecnología y educación física a 30 niños de entre 9 y 13 años de edad en la escuela de un barrio de esa ciudad, en el departamento central del Meta.

Según la publicación, la maestra citó a los menores a una “clase de recuperación de tecnología” fuera de la escuela, que debía producirse el 14 de octubre, previa notificación a los padres.

Diecinueve de los escolares aceptaron la invitación de la educadora, que salió del establecimiento con los niños, a los que llevó a un motel cercano a la terminal de transporte de la ciudad.

Los testimonios de niños obtenidos por el diario muestran que “luego de quitarse la blusa y el brasier, la docente los puso a jugar con una botella para imponerles penitencias indecorosas”.

Las actividades realizadas en el cuarto del hospedaje “son objeto de investigación”, según el matutino, que advierte de que el “trato demasiado familiar e íntimo de los niños con la profesora” ya había llamado la atención de funcionarios de la escuela.
El padre que presentó la denuncia lo hizo ante el Centro de Atención Integral al Menor Maltratado en Villavicencio y el caso quedó en manos de un fiscal local, que procesó a la maestra y la envió a prisión.

La educadora puede ser condenada a una pena de tres a cinco años de cárcel.
Algunos allegados a la encausada dijeron al periódico que Chingaté sufre desde niña “problemas mentales” por los que ha “estado recluida en centros psiquiátricos” y que toma medicinas de forma permanente.