Menu
 

SEIS MUJERES SE GANAN LA VIDA INTERPRETANDO RANCHERAS Y BOLEROS EN 'LA PLAYA DE VILLAVICENCIO'

En días buenos de temporadas y cuando sus compañeros de oficio les permiten cantar en las serenatas, fácilmente pueden hacer 120.000 pesos, pero en algunas ocasiones apenas logran 15.000.

Shirley Castillo, Viviana Marín, Estefanía Zárate, Diana Montaña, Ivonne Daza y Diana Milena Gómez son seis ‘machas’ que todas las noches casi que a ‘codazo limpio’ luchan para que dentro del grupo de mariachis contratado para dar una serenata sean incluidas alguna de ellas.

Y pese a que practican el noble y bello oficio de interpretar las muestras de amor, afecto y alegría del ser humano y que muchos creerían que pasarse la vida cantando es algo suave, en la práctica para sobrevivir les ha tocado pasar por duras pruebas.

Todas son casadas y la mayoría tiene hijos. Aunque trasnochan, a la mañana siguiente se levantan temprano para ver que a sus hijos no les falte nada para ir al colegio.

Estas seis artistas del canto, que se encuentran en el sector conocido como La Playa de Villavicencio, ya saben que además de su talento para cantar, se requiere de suerte y de estar bien sintonizadas con la música y las canciones que en cualquier ocasión buscan los enamorados.

Pero la lucha por sobrevivir no sólo se limita a ‘batallar’ con sus compañeros para buscar que alguien las contrate.

En algunas ocasiones les toca pelear con borrachos y hombres nada amables que o no les quieren pagar por sus canciones o se ponen pesados con piropos de doble sentido y con la firme intensión de convertirlas en sus compañeras de turno.

No obstante, con la sensibilidad propia de las mujeres y con el talento a flor de piel se han ganado un espacio en las noches de Villavicencio para soñar con ser reconocidas como cantantes de música ranchera y para hacer quedar como ‘príncipes’ a los señores que dan serenatas.

Sus interpretaciones poco a poco han venido calando en los seguidores de este género musical, en el cual se inició hace más de dos décadas en la capital del Meta la popular artista Lucerito del Valle, y que luego le transfirió a su hija Diana Milena, quien hoy, junto con otras cinco compañeras, cantan a lo ‘mero macho’.

Fuente: www.eltiempo.com