Menu
 

Que lo mejor sea para Villavicencio y el Meta,después de la victoria del médico Agustín Gutiérrez G.

Constituir una alianza con miras a reivindicar a Villavicencio y el Meta, es el anhelo de los electores, una vez producida la victoria del médico Agustín Gutiérrez Garavito.

Después del contundente triunfo del médico neurólogo, se empezaron a marcar sentimientos políticos en torno a lo que será la elección de gobernador del Meta, si se cae en la cuenta de la manera como están matriculados, en diferentes sectores, los protagonistas que una vez más rivalizarán el 25 de junio.

Los encuestadores, conforme las publicaciones que hicieron, resultaron maltratados, porque al parecer, quienes se prestan para estos sondeos, solo les interesa el billete, y no la realidad del acontecer, que bien de una u otra forma, con mercados, o sin mercados, con compromisos y sin compromisos, con medios publicitarios lícitos o ilícitos, con la verdad o con la mentira, de cualquier manera, a la hora del voto, adoptan decisiones, lo que muestra que se equivocaron los que realizaron la consulta, porque en todos los casos citaron cifran mentirosas.

La abstención tambien señaló que el pueblo no está satisfecho con el proceder de quienes actúan en la política, y por ello, en orden a la actitud de los candidatos, prefieren no votar, y con inusitada desidia, ni siquiera benefician con su papeleta en las urnas, a personas que no están contaminadas y que llevan del bulto, por pensar que la escogencia se hace muy conscientemente.

Pero ya empieza la campaña para la gobernación, y en la misma se encarrilan los políticos que en los últimos diez años, han estado propugnando a sus amigos, o haciendo contratos con la administración, o no han figurado con mucha insistencia, pero bien se conocen sus andanzas y sentimientos.

En todos, sin excepción, hay intereses, y no obstante que quieren guardar una compostura, afirmando que su ancestro es liberal o conservador, ahora pertenecen a los nuevos directorios, mandados desde Bogotá, y con fingida ignorancia se muestran, como los artífices del cambio, sin desconocer que la inmensa mayoría, está enraizado con sus padres, hermanos, padrastros, tíos, cónyuges o cualquier pariente, a quienes dicen representar, pero con el aclaratorio de que ellos en nada interfieren el proceso y son ajenos a la contienda, cuando se sabe que en asocio de los padrinos, que desde la sombra ponen el dinero e imparten las órdenes, es a quienes tienen que obedecer y someterse ciegamente, una vez se logre el objetivo.

No nos interesa como periodistas decir si en estas elecciones atípicas para la alcaldía de Villavicencio, se registraron ganadores o perdedores, eso lo sabe la comunidad, el pueblo y cada uno de los ciudadanos, los que votaron y quienes no lo hicieron son conscientes de su proceder.

Los periodistas tenemos el deber ineludible de informar, de hacerlo objetivamente, de criticar constructivamente, de destacar lo positivo de los gobernantes, pero debemos dejar los concubinatos politiqueros para evitar dolorosas descalificaciones.