Menu
 

Por drama de su pueblo, líder de última

El líder de los Nukak Makú, una de las pocas tribus nómadas que sobrevive en América Latina, se suicidó en Colombia desesperado por el drama que padece su pueblo, la falta de recursos y la indolencia de las autoridades, señaló una organización indígena.

“Acaba de fallecer Mow be’ en un hospital de Villavicencio (Meta). Dicen que se suicidó desesperado porque no podía conseguir recursos para que 160 Nukak regresen a su territorio que aman y al que quieren volver, a pesar de la guerra y de los grupos armados”, aseguró la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC) en un comunicado.

La ONIC recordó que Mow be’ -que adoptó el nombre de Belisario- salió de su territorio junto a 243 Nukak en busca de seguridad y bienestar para su tribu.
“Mow be’ estuvo en Bogotá para hacer oír su pedido. Después nos llamaba urgentemente por teléfono para preguntar qué habíamos conseguido, se le sentía desesperado. Ahora nos enteramos de su muerte y la lloramos”, agregó la nota.

“Mow be’, Gran Perdiz, paz en tu tumba, seguiremos la lucha para que tu gente retorne, hasta que retorne y viva tranquila en Wayári (su territorio)”, concluyó.

En 1988, cuando fueron contactados por primera vez, la población de Nukak Makú sumaba 1.300 indígenas, pero ahora son menos de 500, de los cuales 160 se desplazaron a zonas urbanas tras la aparición de enfermedades desconocidas y la irrupción de grupos armados en su territorio, según la ONIC.

El Gobierno colombiano dispuso hace dos meses el traslado de 160 miembros de esa etnia que se habían refugiado en el poblado de San José, capital del departamento de Guaviare, a un terreno de 20.000 hectáreas en la reserva forestal de Barrancón.

Pero una misión internacional que visitó recientemente a los Nukak asegura que los aborígenes están inconformes con la ubicación que se les asignó y reclaman apoyo para retornar a su territorio original de casi un millón de hectáreas