Menu
 

En el Llano, Mururito una aventura salvaje !

En el Llano, Cuando los primeros rayos del sol rojo intenso iluminan las sabanas llaneras, las garras de un oso hormiguero gigante escarban la tierra buscando invertebrados para su desayuno.

En el momento en que sacia su apetito, este animal puede comer hasta unas 35.000 hormigas y termitas por día.

Oso hormiguero gigante o plamero (Myrmecophaga tridactyla). Fotos: Guillermo Ossa/EL TIEMPO

Después, este enorme mamífero, desaparece como un fantasma en medio de la maleza.

Especies como esta son las que se pueden avistar en la reserva natural Mururito ubicada en los Llanos Orientales en el departamento del Meta.

A pesar de las fuertes temperaturas de esta zona, existe una variada biodiversidad de invertebrados que aprovechan la poca vegetación.

Este espacio natural, que cuenta con 2.000 hectáreas de extensión, es también el hogar de zorros, venados, babillas, chigüiros y de un sinnúmero de aves, mamíferos, reptiles, anfibios e invertebrados, los cuales pueden ser divisados por los visitantes sin interrumpir en sus conductas naturales.

Los zorros perrunos (Cerdocyon thous) pueden avistarse por cualquiera de los caminos, sobretodo en las mañanas.

Los caminos en Mururito llevan a uno de los hechizos que más cautiva en este lugar: la unión de las llanuras y la vegetación con el alba y el ocaso, formando los paisajes más hermosos de Colombia.

Los Ibis escarlata (Eudocimus ruber) son comunes en las lagunas donde llegan a alimentarse.

Miradores con mesas de madera estratégicamente ubicados invitan a dejarse seducir por esta coreografía natural y a no perderse un instante.

Los amaneceres y atardeceres están cargados de fuertes colores cálidos, este es uno de los principales atractivos de los Llanos.

Este santuario de conservación cuenta con una finca hotel autosostenible que brinda un sitio de descanso desprovisto de aparatos tecnológicos, ofreciendo una íntima conexión con la naturaleza, además ofrece la exquisita gastronomía llanera.

Caminar, paseos en bicicleta y a caballo, son el secreto para descubrir la magia de esta reserva para la vida salvaje.

El hotel no cuenta con aparatos tecnológicos para tener un verdadero encuentro con la naturaleza

¿Cómo llegar?

En avión: Desde Medellín-Villavicencio-Medellín. De ahí se toma el bus de la flota La Macarena hasta Puerto Gaitán, 4 horas. De Puerto Gaitán a Mururito en camioneta contratada, 1 hora y 30 minutos.

Buho de madriguera (Athene cunicularia), construyen sus madrigueras por toda la reserva.

En flota de bus: De Medellín a Bogotá y luego a Puerto Gaitán, flota La Macarena, 8 horas. De Puerto Gaitán a Mururito en camioneta contratada, 1 hora y 30 minutos.

Los Pico tijera (Rynchops niger) buscan su alimento en las esteras de Mururito, en especial, en las primeras horas de la mañana.

Uno de los objetivos de este santuario de fauna es la preservación y conservación de las especies endémicas de los Llanos Orientales.

Fuente: El Tiempo.