Menu
 

Municipio de Hatocorozal sufre el desplazamiento por acciones de grupos armados

Aunque el Defensor del Pueblo en Casanare, Mauricio Mojica, puso en evidencia esta problemática, nadie habla de eso.

El desplazamiento de personas en Hatocorozal (Casanare) se agudizó debido a la acción de grupos armados al margen de la ley en los sectores de Puerto Rondón y Puerto San Salvador, en Arauca.

El defensor del pueblo anunció los problemas que se están pasando por alto, como el desplazamiento, el conflicto armado, falta de servicios públicos, potabilidad del agua, manejo de basuras y baja calidad en educación y salud.

Señaló que aunque las coberturas nacionales de salud y educación hablan de más del 90 por ciento, la verdad es que la calidad de estos derechos en Casanare dejan mucho que desear.

El funcionario dijo que hoy en el departamento, según Acción Social, se maneja una cifra de más de 5 mil personas en condición de desplazamiento, las cuales en su mayoría han llegado a Yopal a ocupar barrios ilegales o invasiones.

El Defensor solicitó de manera enérgica a los alcaldes que no omitan la información sobre el desplazamiento que se registra en cada una de sus localidades.

La denuncia del Defensor se centra en lo que ocurre en el municipio de Hatocorozal, donde después de un estudio de la Defensoría, visitas a la región y testimonios de la fuerza pública se puedo establecer un informe de riesgo sobre una posible violación masiva de los derechos humanos, específicamente sobre la ribera del río Casanare donde hay constante presencia de los grupos alzados en armas.

El alcalde de la localidad, José Omar Moreno, afirmó que la situación cobija a 160 familias que desde enero salieron de sus sitios de origen en Arauca y no han podido regresar por la acción de los grupos violentos.

En febrero, la situación fue puesta en conocimiento del Sistemas de Alerta Temprana, que es el instrumento de la Defensoría del Pueblo para brindar protección a la población afectada. Pero al corroborar la información, solo se recibieron testimonios que desmentían el informe, por lo cual este fue archivado y el municipio quedó por fuera del sistema de alertas.