Menu
 

META ‘TOMA VUELO’ EN AVITURISMO!

META ‘TOMA VUELO’.  La variedad de aves que tiene el Meta puede ser una oportunidad de desarrollo. El posconflicto será vital para implementar el avistamiento de pájaros.

Luego del conflicto armado,  este departamento podría tener en su gran cantidad de especies de aves, una oportunidad para el turismo. Sin embargo, expertos dicen que hay que desestigmatizar la región de la violencia. 

A través del programa  ‘Colombia destino mundial de avistamiento de aves’, el Ministerio de Comercio Industria y Turismo busca posicionar al país y consolidarlo como una potencia internacional en avisturismo. La oportunidad está: el territorio cuenta con más de 1.900 especies de aves (un 20 por ciento de las que existen en el mundo);  de estas variedades  79 son endémicas, 193 casi endémicas y 162 se encuentran amenazadas o en peligro de extinción.

De esta enorme variedad de ejemplares 800 se encuentran en la región Andina; 750 en el Amazonas; 650 en el Caribe colombiano y  470 se pueden observar en el departamento del Meta, territorio que registra un aumento de especies típicas de alta montaña que han arribado al piedemonte llanero en los últimos años, entre las que se destacan: el  loro orejiamarillo, el colibrí pardo, el colibrí picoe’lanza frentiverde; la reinita gorjinaranja; la  reinita cerúlea  y la candelita norteña o pavito migratorio y el gallito de roca, entre otras, que son en su mayoría aves migratorias.

De ahí que Juan Ortiz, cofundador y CEO de la empresa The Colombian Projet, aseguró que en el Llano está en la mira de ornitólogos, empresarios y turistas del país como futuro destino para hacer avistamiento de aves, “En esta zona del país hay dos reservas naturales que son muy reconocidas en el país: Las Unamas y Los Camorucos. En ellas se adelantan trabajos científicos que han logrado acaparar la atención de los expertos y que se perfilan como destinos de aviturismo”, señaló el empresario.

Sin embargo, destacó que a pesar de los adelantos que ha venido mostrando el Meta en cuanto a zonas boscosas, esta área  del país aún no se estaba incluyendo en paquetes turísticos  de aviturismo, porque aún existe un estigma sobre el territorio que lo predispone en temas de seguridad. “Yo diría que esto sucede por los antecedentes violentos que ha tenido el Meta, ya que si uno menciona el Cauca, Putumayo, Guaviare o municipios de la zona cafetera, es más factible que un turista o un ‘pajarólogo’ los elija para hacer turismo de aves”, sostuvo el experto.

Pero, aún así, aclaró que el Gobierno Nacional trabaja de la mano del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, para crear rutas turísticas seguras en zonas que estuvieron golpeadas por el conflicto armado,  entre estas Nariño, Guaviare y el  Meta que ya tienen recursos designados, con los que se busca cambiar la imagen negativa que por años han tenido estos territorios.

Así mismo, aseguró que municipios como La Macarena o  Cubarral tienen una oferta grande en temas de avisturismo, que de  ser bien explotados podrían generar excelentes divisas para el departamento del Meta y sus comunidades,  que al verse involucradas en esta nueva forma de turismo utilizarían sus recursos naturales para darle un valor agregado  al piedemonte llanero y así lograrían mejorar  la oferta y demanda que se ofrece a nivel nacional en observación de aves.

Además, el CEO de la empresa The Colombian Projet explicó: “En otros municipios del Meta se podría hacer avisturismo, sin embargo,  esto depende de los ecosistemas  que hay en el departamento, ya que estos se componen en su mayoría de la serranía de La Macarena, el piedemonte de los Andes y las sabanas tropicales del piedemonte llanero que, unidos, forman un nicho ecológico gigantesco que debería analizarse a profundidad para saber cuál es la oferta que pueden ofrecer en turismo de aves”.

En cuanto a las estrategias que debería  utilizar el Meta para llegar a ser un destino turístico de avistamiento de aves,  el director ejecutivo The Colombian Projet precisó: “Lo primero que debe tener claro el departamento es qué aves tiene en sus corredores ecológicos, para luego diseñar una lista en la que se incluyan las aves endémicas y casi endémicas; basados en esto los gobiernos locales deben crear los espacios y la infraestructura necesaria para que turistas, pajarólogos y estudiosos visiten la zona, o sino de nada serviría contar con diferentes variedades de pájaros”.

De igual manera,  el empresario agrego: “Hay que promocionar al departamento de una forma muy positiva, puesto que este atravesado por un proceso difícil. Es necesario decirle a los visitantes, turistas y demás espectadores que el Meta está listo para ser visitado y que tiene la infraestructura necesaria  para desarrollar un proceso de aviturismo con calidad”.

Fomentar trabajo de guías locales

Por su parte, William Cabrera, exdirector del Instituto  de Turismo de Meta y una de las pocas personas que en el departamento ha visionado el tema como producto turístico,  indicó que el departamento podría establecerse  como destino de avistamiento de aves siempre y cuando utilice la gran biodiversidad que tiene en su territorio, la cual le permitiría  estar en igualdad de condiciones con departamentos como el Valle del Cauca, que cuenta con  859  especies de aves, Boyacá que tiene 712 y  Chocó que cuenta con 772, entre otros.

Así mismo aseguró que para llegar al punto de ofrecer rutas turísticas en los Llanos Orientales hace falta desarrollar ciertos complementos necesarios para destacar el aviturismo en la región, como lo son guías especializados (que deben contar con los elementos necesarios para el desarrollo de su labor): “Los elementos están, pero falta profundizar y generar un apoyo a ciertos guías que existen en la región y que por una u otra razón hacen turismo de aves en otras zonas del país”.

Frente a este contexto el exdirectivo de turismo reveló que en el departamento del Meta el abanderado en temas de aviturismo es Ramón Vergel, quien ha participado en ferias nacionales y ruedas de negocios con el objetivo de dar a conocer el turismo de aves que se realiza en la región llanera; “La idea de este experto es atenuar la llegada de extraños al territorio metense y enaltecer el trabajo de los pocos guías que aún permanecen en la región”, sostuvo Cabrera.

Por esa razón agregó: “Mucho operador del Eje Cafetero que es especializado en avistamiento de aves está trayendo turistas al Meta, lo que indica que es la gente de esta zona del país la que está explotando  la riqueza del departamento. En el Meta la gente aún no se ha volcado hacia esta actividad que genera grandes sumas de dinero en el mundo”.

En cuanto a la estigmatización por la que pasa la región, el exdirector del  Instituto de Turismo del Meta aseguró que eso es relativo, puesto que,  al  pajarero o turista lo que le importa  es hacer turismo de aves  de una forma adecuada y para ello lo que necesita  es que la zona donde realice su aviturismo cuente con  una infraestructura ideal.

De eso se trata, de ofrecerle al aviturista un escenario ideal y el Meta puede lograrlo si se lo propone”, añadió el ex director del Instituto de Turismo del Meta.

Fuente: Periódico del Meta.