Menu
 

Los kits dejaron 1.300 millones de ganancia. Los colores nunca aparecieron en los pliegos, revela el contratista.

Acribillado a preguntas del juez tercero penal del circuito y de la fiscal que adelantó la etapa de investigación en el caso del sobrecosto de los kits escolares, el contratista Farid Romero cambio la versión sobre varias cifras de los costos de los útiles escolares.

En la indagatoria inicial, el médico veterinario Farid Romero, reveló que las ganancias que dejó el contrato fueron 1.300 millones de pesos, pero hoy en la audiencia pública cambió la cifra y señaló que ¡estaba confundido”. Romero tuvo que explicar de donde obtuvo el dinero para devolver 987 millones de pesos para obtener la libertad y declaró que “como todo comerciante tiene guardado dinero en efectivo en su casa”.

En cuanto a las ganancias, Farid Romero dijo al juez, que inicialmente había considerado un 20 por ciento de ganancias y el 30 por ciento para pago de descuentos y pago de accesorios, transporte, arriendo de bodegas y personal, pero después fue llamado por la secretaría de prensa y posteriormente por el despacho del gobernador donde le entregaron un disquete con nuevas instrucciones que lo favorecieron. “Era la oportunidad de mi vida y no podía dejarla pasar”, dijo enfáticamente Farid Romero refiriéndose al contrato de los kits escolares.

Dentro del interrogatorio, reconoció que el anticipo entregado el 13 de abril de 2004 por 897 millones de pesos, fue utilizado para otros compromisos no relacionados con el objetivo del contrato como girar un cheque por 100 millones de pesos a Myriam Pastran y en compensación ella giró 42 millones de pesos a Romero sin una explicación clara.

También fueron utilizados los recursos del anticipo para cancelar un crédito en Coomeva por 32 millones de pesos, 72 millones a Carlos Melo por adquisición de unas neveras para la gobernación, 300 millones en cheque y 100 en efectivo a El Cid por los cuadernos y gastos pequeños.

Todas las condiciones cambiaron con el CD que me entregó el despacho del gobernador Edilberto Castro Rincón, insistió el contratista Farid Romero.