Menu
 

Llano 7 días hace el balance de todo lo que ha perdido Villavicencio con la ingobernabilidad

En dos años y medio la ciudad vive una mala hora. Los bandazos en el traslado de los vendedores de la calle son solo un ejemplo de la falta de rumbo.

En la bodega que se adecua para reubicar a los vendedores informales, el alcalde Germán Chaparro quería vender los puestos, el alcalde Carlos Alirio Gómez arrendarlos y el alcalde Agustín Gutiérrez quería venderlos y arrendarlos.

Así resumió el gerente de la Empresa de Desarrollo Urbano de Villavicencio (EDUV), Yesid Rodríguez, en un debate en el Concejo sobre la reubicación de los vendedores ambulantes de la ciudad, la actual situación de este proyecto.

Hoy, no está ninguno de los tres alcaldes mencionados y la situación de los informales permanece en el limbo. Y el encargado, Guillermo Pérez, no se pronuncia porque será reemplazado por alguno de los integrantes de la terna del Movimiento Nacional.

Esta situación es el reflejo de lo que se vive en Villavicencio: una ciudad sin rumbo, sin gobierno y a merced de los impulsos del mandatario del momento. Además, las cifras son claras: en los últimos 12 meses han pasado nueve alcaldes por el palacio de gobierno.

Su despacho no se salva y una muestra de ello es que en la Secretaría de Tránsito hay dos secretarios: el titular Gustavo Sierra Pinto y el encargado, Luis Alfredo Gutiérrez.Todo porque el suspendido alcalde Gutiérrez, en su afán por conformar su gabinete, antes de dejar el cargo, le prolongó por un mes su permanencia al primero y encargó de funciones al segundo.

Estas insólitas anécdotas sirven para dimensionar el caos en que se encuentra la administración en el periodo institucional 2004-2007, para el cual fue elegido Chaparro.

En ese balance es muy complicado establecer cuántos recursos económicos ha perdido la administración en dos años y medio que va de este periodo.Basta con observar que en las elecciones para elegir a Agustín Gutiérrez la organización electoral invirtió unos 564 millones de pesos.

No se sabe cuántos miles de millones sumaron los gastos de las campañas políticas para las elecciones del 7 de mayo, pero quienes conocen el manejo de las mismas dicen que esos recursos se recuperan para quienes llegan a la administración a través de contratos.Y lo más grave es que la administración sigue a la deriva, sin rumbo ni dirección.

Fuente: Periódico Llano 7 días.