Menu
 

La villavicense Patricia Fajardo Díaz ganó premio India Catalina

Mejor cortometraje de animación,Junto al equipo creativo de Fantascopio elaboró ‘Vivienda multifamiliar’. Dura siete minutos y llevó más de un año producirlo.

Junto al equipo creativo de Fantascopio elaboró ‘Vivienda multifamiliar’. Dura siete minutos y llevó más de un año producirlo.

Hace dos meses que el equipo creativo de la productora Fantascopio recibió el premio India Catalina por un video que aunque dura siete minutos, le llevó más de un año producirlo.

Para sus integrantes, el momento cumbre en que mencionaron el nombre de su cortometraje Vivienda multifamiliar, como galardonado, ya es historia. Hoy siguen trabajando en su taller de Bogotá, en una labor incansable de creación e invención que intenta saber cuál es el límite de imaginación en estos jóvenes que no superan los 27 años.

De esta producción hizo parte fundamental Patricia Fajardo Díaz, una llanera estudiante de Cine y Televisión de la Universidad Nacional, y quien en julio recibirá su diploma profesional.

El corto, que mediante un humor negro visualiza de manera exagerada las cotidianidades de un edificio donde viven muchas familias de clase media, se hizo mediante la técnica stop-motion.

“La realización fue muy dura. Nos tuvimos que distribuir en turnos para trabajar las 24 horas del día”, comenta Fajardo Díaz.

El stop-motion utiliza muñecos elaborados en un material que permite su movilidad, de tal forma que cada acción debe ser fotografiada cuadro a cuadro.

Bajo esta técnica se han grabado películas como El extraño mundo de Jack, de Tim Burton, Pollitos en fuga o Wallace y Gromit, que recientemente ganó un premio Oscar.

“En total, por cada segundo de grabación debían tomarse 24 fotografías para poder dar la sensación de movimiento. Precisamente yo era la encargada de hacer mover los ‘actores”, anotó la llanera, quien además dijo que debieron inventarse una máquina para hacer varias tomas especiales de acercamientos.

Sin embargo, advierte que el merito no es únicamente de ella sino de todo el grupo que integra Fantascopio, una empresa que nació como un grupo de estudio y que lleva dos años haciendo cortometrajes.

“El trabajo es de mucha paciencia y detalle, pues nada debe estar fuera de lugar. Quiero seguir trabajando y ojalá presentar muy pronto este cortometraje en Villavicencio y otros más que hemos realizado”, puntualizó.