Menu
 

Las obras en los túneles de Quebradablanca siguen causando problemas

Según el director de viabilidad de Coviandes, se espera que las obras acaben en noviembre.

Aunque mucho se ha dicho sobre que los usuarios de la vía Bogotá-Villavicencio deben colmarse de paciencia mientras se hacen las obras de emergencia en los túneles de Quebradablanca, las molestias crecen por la prolongada espera y los trancones.

Humberto Rangel, gerente de la Terminal de Transportes de Villavicencio, explicó que los tiempos de viaje entre las dos ciudades siguen siendo de 4 y 5 horas y que eso ha generado una disminución en las ventas de tiquetes.

Mientras tanto unas 60 personas entre ingenieros, personal técnico y operarios trabajan nueve horas diarias (entre las 8:00 p.m y las 5:00 a.m) en la demolición de andenes, cunetas, perfilación de las paredes y obras de drenaje para ampliar la calzada de los túneles y agilizar la movilidad en el sector.

Según el ingeniero Rafael Reyes, director de vialidad de la concesionaria Coviandes, el balance en la primera semana de obras es satisfactorio debido a que se ha logrado avanzar en 238 metros de demolición de andenes, 200 metros en perfilación de las paredes, así como 80 metros en obras de drenaje.

Recordó que en ese sitio de Quebradablanca se adelantan las obras de ampliación de los túneles y, además, se hacen los accesos al nuevo puente y que se espera que al finalizar noviembre se logre el objetivo de ampliar la calzada de 7.40 metros a 8.20 metros aproximadamente.

Fuente: El tiempo.com