Menu
 

El árbitro de Villavicencio Oscar Julián Ruiz, ya está en Alemania

Antes de emprender su viaje, el llanero habló de sus expectativas en el Campeonato Mundial de Fútbol que se inicia el 9 de junio.

Con la esperanza de dirigir la final del Mundial, “la ilusión con la que van todos los árbitros”, Oscar Julián Ruiz emprendió el viaje a Alemania para dirigir en el evento más importante del fútbol orbital.

Adaptarse al cambio de horario, al clima que por la época tiene Europa, a los compañeros provenientes de todos los continentes y asistir a un seminario de capacitación, son las razones por las que los árbitros llegan con anticipación.

“Cuatro son las instrucciones sobre las que la FIFA ha insistido. La simulación, las pegadas por detrás, la pérdida deliberada de tiempo y erradicar la joyería de los jugadores”, dijo el juez llanero.

Una de las novedades tecnológicas que se implementará será el uso de auriculares entre los jueces, recurso que para él será muy fructífero porque es una ayuda que complementa el uso de los banderines y dinamiza más el trabajo.

Ruiz le salió al corte a las críticas surgidas en Manizales por la no designación de Eduardo Botero como su acompañante. “Yo seleccioné los árbitros asistentes y elegí que Botero (Eduardo) fuera el número uno, Tamayo (Fernando) el dos y Navia (Hoover) el tres, y fue la Comisión Arbitral de la FIFA la que decidió quienes eran los dos que me iban a acompañar, no yo”.

Responderle de los metenses como a los colombianos y a la Confederación Suramericana de Fútbol, es el mayor compromiso con el que emprendió el desplazamiento.

“Como los jugadores nosotros también nos concentramos, por eso llegamos 14 días antes, nos preparamos físicamente y tenemos que alistarnos bien porque los árbitros somos el trigecimotercer equipo de la Copa Mundo”, insistió.

El concentrarse de lleno en Alemania, dice, no incidió para renunciar a ser candidato a la Gobernación del Meta.

“Siempre estuve concentrado en el Mundial, la renuncia a la política no tuvo que ver con la preparación; si con la fecha, aunque paradójicamente algunos la tomaron de manera deportiva y sarcástica cuando no solicitaba que la elección fuera después del Mundial, sino de acuerdo a la Ley”.

Aunque al término del Mundial de 2002, dijo que sería el último, esta vez es cauteloso. “Estoy pensando en cumplir satisfactoriamente y después, de acuerdo con los resultados, miraremos qué es mejor, si continuar o tomar otro rumbo”.

“También nos preparamos”

Al igual que las selecciones nacionales, los árbitros centrales y asistentes se preparan para responder al dificil compromiso de dirigir en la Copa del Mundo.

“He tenido una preparación extenuante que le agradezco a Arnuld Chará y Valentín Gamboa quienes en Villavicencio orientaron el trabajo para estar a tope en la parte física”, indicó.

El acondicionamiento de un árbitro para el Mundial no tiene que ver solo con la condición atlética y de salud, sino con el conocimiento de las normas reglamentarias y del idioma inglés que fue requisito en esta oportunidad.

Con el de Alemania, el juez metense completa 10 campeonatos mundiales en todas las categoría en los que ha sido designado por la FIFA.