Menu
 

El panorama de la educación es lo que más preocupa en Villavicencio

Apenas el 40,1 por ciento son bachilleres; 8,5 por ciento son profesionales y el 4 por ciento cuentan con una formación tecnológica.

Otros datos revelan que el 33,7 por ciento tienen educación básica primaria y el 4,3 por ciento están en educación preescolar. El 7,8 por ciento de la población no ha tenido oportunidad de recibir alguna educación.

Solo el 1,4 por ciento de sus habitantes tienen especialización, maestría o doctorado.

La asistencia escolar se concentra en un 91,4 por ciento en personas con edades entre los 6 y los 10 años, continúa con el 82,8 por ciento en personas entre las 11 y los 17 años de edad, pero baja preocupantemente al 24,9 por ciento entre las personas que cuentan están entre los 18 y los 26 años de edad.

Esto significa, según los expertos consultados por Llano 7 días, que una vez se termina el bachillerato y se tiene la mayoría de edad, los jóvenes entran a hacer parte de la fuerza laboral para conseguir dinero, pero no piensan en estudiar.

La mayoría vive en unión libre

En cuanto al estado conyugal de las personas de la capital del Meta, el censo estableció que el 24,5 por ciento de las parejas llevan dos años o más en unión libre, el 2,4 por ciento apenas lleva menos de dos años.

El 20 por ciento de las personas son casadas y el 42,8 por ciento están solteras.

El 6,2 por ciento de las personas están divorciadas o separadas de sus parejas.

Comercio es la principal fuente de empleo

El modelo económico de la ciudad nos revela que en los establecimientos según su actividad, el 50,3 por ciento de éstos están destinados al comercio y el 35,7 por ciento a los servicios.

El 8,6 por ciento de estos establecimientos se dedican a la industria y el 5,4 por ciento a otras actividades.