Menu
 

Desarticulada red de lavadores de activos en Japón y Colombia

Una banda internacional dedicada al lavado de dinero desde Japón hacia Colombia fue desmantelada por la policía, tras ocho meses de investigaciones y seguimientos.

La operación conocida como “Sol de oriente”, que dejó 15 personas arrestadas, contó con el apoyo de la fiscalía colombiana y de la procuraduría general.

En ciudades como Bogotá, Medellín, Cali, Villavicencio y Quimbaya, la red retiraba dinero de los cajeros electrónicos con tarjetas que eran enviadas desde Japón.

“Por el volumen de transacciones, estamos hablando de unos 20.000 millones de pesos (unos 7,6 millones de dólares), en los últimos cinco meses”, lo que hizo sospechar a las autoridades e iniciar la investigación, dijo a la prensa el coronel Oscar Naranjo, director de la división de policía judicial.

Los detenidos serán procesadas por los delitos de lavado de activos, enriquecimiento ilícito y concierto para delinquir.

Según los investigadores, en el Japón existen varias organizaciones colombianas de delincuentes comunes dedicadas al hurto de joyerías, residencias, trata de personas y tráfico de estupefacientes, que eran contactados por miembros de la red para que hicieran llegar al país los dineros producto de sus acciones ilícitas.

La banda abría cuentas bancarias en Nagoya, Japón y desde allí enviaba las tarjetas a Colombia donde los cómplices, entre quienes se cuentan amas de casa, secretarias, empleados bancarios, jubilados y taxistas retiraban el dinero.

La red estaba liderada por Sandra Liliana Toro, quien se inicio en la actividad delictiva guiada por los hermanos Mejía Múnera, reconocidos narcotraficantes colombianos.