Menu
 

Denuncian manejos irregulares en la contratación en la Gobernación del Meta

Noticia Publicada por Eltiempo.com

Se crearon la Unidad de Contratación para evadir la responsabilidad penal del Gobernador y otras entidades descentralizadas para evitar licitaciones.

“Toda una estrategia jurídico-política fue montada en la Gobernación del Meta para evadir los trámites establecidos en la Ley 80 (de contratación pública), para que el Gobernador de turno no asuma ninguna responsabilidad penal sobre el tema”.

Así lo denunció el abogado y ex concejal de Villavicencio Juan Manuel Caballero Esquivel, tras revelar que dicho plan fue concebido en la administración del gobernador Luis Carlos Torres (2000-2003).

Según Caballero, la estrategia se materializó con la creación de la Unidad de Contratación -ente concebido para administrar la asignación de contratos de la administración central, que cada año dispone de 350 mil millones de pesos para tal fin-.

Al dejar la responsabilidad en manos de un tercero, explica Caballero, el Gobernador se libra de cualquier responsabilidad penal en caso de eventuales anomalías en el desarrollo o en la suscripción de contratos.

Sin embargo, como la Unidad de Contratación debía hacer licitación para comprometer montos superiores a los 160 millones de pesos, fue necesario conformar otras dos empresas con el fin de que también administraran recursos del Departamento y contrataran sin necesidad de licitación.

Aquí nacieron la Empresa de Servicios Públicos del Meta (Edesa) -entidad que manejaría la prestación de servicios de acueducto y alcantarillado- y la Empresa Social del Estado (ESE) departamental -que prestaría servicios de salud en municipios donde no está descentralizado el acceso a ella-.

Los dos entes fueron concebidos como institutos descentralizados de manera que pudieran contratar a través de mecanismos más flexibles que los establecidos en la Ley 80.

Y aunque a simple vista no hay anomalía alguna en la conformación de estas empresas, lo cierto es que el mayor porcentaje de sus recursos se han dedicado no a prestar servicios sino a contratar obras.

Las apreciaciones de Caballero son compartidas por el senador Germán Hernández Aguilera y el representante Jorge Carmelo Pérez Alvarado, quienes han exigido a la administración seccional que haga claridad sobre el tema y, si es necesario, revise los mecanismos de contratación y la conveniencia de mantener estas entidades.

Para la creación de la Unidad de Contratación, de Edesa y de la ESE, la Asamblea autorizó al entonces gobernador Torres para que adelantara los trámites y la ejecución del proyecto.

No obstante, los decretos que dieron vida a estas entidades no fueron firmados nunca por Torres sino por sus secretarios de Gobierno, Nubia Vélez López, y por el privado, Guillermo Burbano, como gobernadores encargados.

En las entidades nuevas y en las que ya estaban creadas, las normas y los topes de contratación fueron establecidos por sus juntas directivas, en la que hay representantes de los gremios de la producción. Eso se hizo “para evadir las licitaciones como lo establece la Ley 80”, afirmó el senador Hernández.

La estrategia, que se sigue replicando en la actualidad, consiste finalmente en el giro de recursos desde la administración central a esas entidades mediante la figura de convenios; al punto que solo en la Unidad de Contratación se han comprometido unos 300 mil millones de pesos.

En las otras entidades, incluyendo Corpormeta, en los dos últimos años se han firmado convenios por 63.991 millones de pesos.

Las cifras están soportadas en documentos recogidos por el representante Pérez Alvarado, y la asesinada diputada Nubia Sánchez Romero, el abogado Caballero y el investigador y periodista Carlos Julio Pérez.

EL TIEMPO buscó una reacción del ex gobernador Torres, pero no fue posible ubicarlo. El actual mandatario, Edilberto Castro Rincón, tampoco respondió las llamadas pero fuentes allegadas a su despacho dijeron que el próximo lunes el Gobernador anunciará relevos en su gabinete y cambios estructurales en las entidades cuestionadas.