Menu
 

Delicadas denuncias al gobernador Juan Manuel González Torres,

al alcalde Alfonso Alvarado y otros organismos hicieron los habitantes de los barrios Popular, Bajo Menegua y Olímpico.
Los voceros de la comunidad reconocieron en el Noticiero del Llano” que esta siempre con los pobres y no le da miedo decir la verdad”.

El documento denuncia la cantidad de hectáreas de terreno abandonadas, donde el monte creció y se generó la presencia de basuras, alimañas como culebras venenosas, ratas, zancudos y toneladas de huesos y cabezas de ganado en estado de descomposición, donde el gobierno es indolente y no atiende pese a las quejas elevadas.

En la escuela Manuela Beltrán, bajando por la calle 24, no hay una sola caja de desagües, y cuando llueve todas las casas de la parte baja se inunda de aguas negras y lluvias, afectando a personas de la tercera edad y minusválidos.

Figuraba el sector en el estrato uno del Sisben y lo elevaron al estrato 3, perdiendo los beneficios que la ley le otorga.

El colegio Manuela Beltrán se encuentra en pésimas condiciones sanitarias, no tiene sifones, las cunetas dentro de la institución educativa se llenan de agua produciendo zancudos y las instalaciones se están hundiendo.

Las denuncias están encabezadas por Ana Lucia Jara y respaldadas por 87 firmas.