Menu
 

Campesinos de Güejar le apuestan a un proyecto de agricultura orgánica económica

Agrogüejar, la misma organizadora de las protestas cocaleras en Caño Danta, lo lidera desde hace tres años.

“El proyecto que tenemos está trazado a seis años, luego de lo cual unas 60 mil familias podrían ser autosuficientes en sus parcelas a un bajo costo y se podría pensar en exportar los productos”, dijo Víctor Hugo Moreno, directivo de la Asociación de Campesinos Agrogüejar, la misma que convocó la protesta de los cocaleros.

Para ello ya está en marcha la granja experimental La Margarita en la vereda Santa Lucía, que incluso ya ha beneficiado a campesinos asociados con la entrega gratuita de semillas de pancoger.

“Ya hemos comprobado que no podemos acceder ni siquiera a créditos blandos y que el programa de familias guardabosques beneficia a poquitas familias respecto a la magnitud de las personas que habitamos estas zonas. Con este proyecto no solo dejamos la coca, sino que nos garantiza el alimento a muy bajos costos de producción”, dijo.

En esta primera etapa de la granja se buscan las mejores semillas para el tipo de suelo y clima de la zona, con el fin de que los campesinos puedan empezar a cultivarlos.

Lo que solicita Agrogüejar es el acompañamiento internacional en las 80 mil hectáreas de la cuenca de dicho río para la expansión del proyecto agrícola orgánico. “Solicitamos que no se siga fumigando. Está de por medio la alternativa al cultivo ilícito”, dijo Moreno.

Abonos con marca propia

Según el ingeniero agrónomo Orlando Ávila, director de la granja, lo que se busca es que se pueda acceder a tecnología de bajos insumos y de poco capital para el esquema de economía campesina, para generar la seguridad alimentaria.

“Ya tenemos una fábrica de abonos orgánicos y tenemos un potrero arborizado resistente a la sequía e ideal para ganado doblepropósito”, dijo Ávila.

Según el profesional, la salida no es cultivar palma de cera y estevia, pues su tecnología es costosa y los campesinos serán los que menos ganen.

Si son atendidos por el Gobierno Nacional, los campesinos que protestan en Caño Danta esperan la oportunidad para demostrar las realidades de un proyecto de agricultura orgánica, el cual es apoyado por Ifoam, una ONG internacional especializada en este tipo de cultivos sin insumos químicos.